Primera Consagración Curso 39 “Soplo de Vida” – 5 y 6 de Agosto de 2017

Por Rossana y Martín López Greco.

Compartiendo lo vivido…

Estamos aquí escribiéndoles, aún sin encontrar palabras que nos permitan expresar el agradecimiento a toda la Familia de Paraná, que con su entrega y generosidad hizo de nuestra Primera Consagración un momento de cielo.  Para nosotros fue un regalo especial de la Mater haberla vivido en el Santuario de La Loma, que fue el lugar que nos cobijó e iluminó para esta vocación, compartiendo la fuerza de la Familia Federada de Entre Ríos.   

Todo comenzó el día viernes con la partida de cada uno de los diez matrimonios del Curso desde Corrientes y Resistencia hacia Paraná. Esa noche nos reunimos con nuestros Educadores, Marisa Stofelli y Emery Amiano y el Padre Ludovico, con una inmensa alegría reflejada en cada palabra, risa, mirada y abrazo.

El Sábado 5 de Agosto nos reunimos a las  9:00 de la mañana en Mariápolis, y junto a nuestros Educadores y al Padre Ludovico comenzó un tiempo de reflexión y compartir,  al que se unieron María Inés y José Eduardo Epele, quienes con su simpleza, calidez y generosidad nos hicieron previvir el momento tan esperado.

Así nos encontramos a la noche en el Santuario para dar inicio a nuestra primera Consagración. Imposible expresar en palabras lo vivido… el recibimiento con el fuego de las antorchas ingresando al Santuario, la emoción de cada rostro acompañando nuestros pasos con un silencio sacramental, corazones encendidos que en esa noche de frío nos envolvieron cálidamente… Unidos en el Amor de la Mater y su Hijo, nos hicieron sentir que ya estábamos viviendo nuestro Poder en Blanco en manos del Padre… Durante toda la noche, cada minuto una sorpresa y un detalle que nos llenó el corazón.

Y llegó el Domingo, el gran encuentro en el Santuario con toda la Familia, un Domingo espléndido, otro regalo de la Mater. Todo preparado, hasta en el más simple detalle latía el corazón de nuestros hermanos Federados de Paraná, unidos con nuestros hermanos del curso 34  y 45 y con  Familias de nuestras comunidades que con gran esfuerzo y entrega viajaron para acompañarnos, como así también, quienes con su oración estuvieron presentes. Gracias!

No podemos dejar de decir Gracias! en forma especialísima a Marisa y Emery, que participaron de cada detalle y donaron también su corazón para que sea éste un hito en nuestra vida de Curso.

Hoy transitamos este camino agradecidos con el compromiso de hacer vida nuestro ideal como Hijos heroicos, siendo Alma de nuestro Santuario, para regalar Hogar al mundo. Gracias!

Curso 39  Soplo de Vida 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*